INVERSIONES DIRECTAS EN EL CAPITAL DE LAS EMPRESAS

Solemos considerar la inversión en capital directo en empresas para una pequeña parte del patrimonio (máximos del 20% y 5% en empresas tecnológicas). Buscamos una mayor rentabilidad asumiendo un mayor riesgo.

Nos gusta minimizar este riesgo diversificando al máximo posible y entrando en muchas empresas con pequeños importes. Esto lo conseguimos poniendo a disposición de nuestros clientes vehículos de inversión colectivos. De esta forma entramos con poco importe en proyectos que de otra forma nos sería imposible entrar.

 

Como valor añadido estamos satisfaciendo muchas necesidades de las propias empresas. Necesidades mercantiles (estatutos, pactos de socios,…), económicas (análisis, estados previsionales,…), fiscales o financieras. Nos gusta opinar pero dejamos máxima libertad a los gerentes fundadores, que son quienes conocen mejor su negocio.

De esta forma conseguimos cerrar el círculo empresa-inversor. Atendemos las necesidades de las empresas desde dentro aportándole nuestra experiencia y obtenemos acceso directo a la información que después transmitimos al inversor una vez analizada.

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web Leer más